martes, 28 de septiembre de 2010

      MARIA ELENA TUESCA



               Tannhauser

Quebrar el espejo con las oscilaciones de mar del péndulo
                                                                              a sus espaldas
como una esfinge a quien perturba la arena.
No invoco entonces, no escucho. Imagino que el deseo
advierte
y le basta a su alma esta pequeña celebración para
                                                                             desfigurarse
en crueles siluetas.

Una
la tan buscada.


                           El astrolabio

                                                                “…vamos una vez más
                                                                 a florecer entre los vivos”
                                                                                        Marcelo Masola

Te quiebra, anémona, el relámpago en los ojos abstraídos,
                                                                                como si él
fuera vaso de tu tallo y enjambre de tus yemas.
Te sostiene remota
no la infinita prudencia ni tu corazón
penosamente domesticado

sino su abrazo

el exilio en la propia corola.


                      Rediviva

                                          II

La que fui
grada de cota como si posiblemente quedarse atrás
(ésta confirma su muerte
mi muerte –oh, cómo eres?)
reuniera todas las formas tangibles de vida
la confusión ante la flor amarilla, no saber
hasta dónde llegaría el pecho amado si los dedos
reales doblones narraran su texto subordinándose a las leyes
                                                                                   perfumadas
al código violento y aspado y blanco y negro y nunca
                                                                                 verosímil
pero no importa; si la historia se derramase por los vértices
yo armaría un hueco para contenerla o contarla
aunque se borrasen toda heráldica y todo tesoro
y no quedara más que un áspid enamorado de su veneno.
Solamente un alma con hoja de gracilidades y coraje de pirata
Podría recordar cuantas monedas tenía antes del ángel.
Cuál mi etimología, cuál mi réquiem si te presiento
en la voz que me falta y no hay otra
lámpara
condenada a su llama encadenada a la sola perdida
(pero sí la sombra del fuego en la cara, sí tu ala)
paria
derviche y otra vez esta manos lijadas por el oro
siendo que primordialmente clepsidra detrás del vidrio
puro mendicante.


            Cien muertes de la pitón

                                             I

Lengua bicorne que temo hasta una transparencia de alba
adivino tu horca
mis pupilas y tu estigma
idénticos.

Un hueso como rama muerta. La espiral en que te anudas
quiebra un hueso. Develo ahora los puros biseles cuando
                                                                                      toda
el agua negra fluye por tus garfios,
tu fuga hacia mí cincelada se prende
en dos teas.

Impune insiste tu cabeza diminuta sobre el pie descubierto,
                                                                                  el arco
envidiado y rosáceo
cede
al veneno desnudo.



                         Letanía

Agrietados por el perseverante desamparo
vestal o mendigo o incierta condición de resplandor de polvo
echa mis pasos el camino como un oráculo quemado en el
                                                           fuego de la medianoche
y la palabra desgarra aunque el beso envare la daga.



                Desdicha inversa

Quien mira a través del vidrio estremece con su peso el
                                            ángulo de mi brazo y mi hombro
el nudo de mis falanges.
Parece que allí soporta la agitación y hasta el golpe su labio
                                          liviano de alfiler de sangre; en mí
reverbera callada como la espuma
pero es tan sólo un sacudimiento
un hachazo en la pulpa del álamo inventado por los cristales.



                     Exequator

Más ignoro qué besaba él
                                       dientes como de entre sus dientes
                                       dientes como quien por otro
                                                                               mordiere
                                       dientes porque no otra.



  Toda carencia

Un mosaico
tal vez dos
o tres
y la fronda de los tilos

suficiente y necesario
para esto
tanto



              Oniromancia

Cifra en el código descalzo tu huella se retuerce
rojo negro
madre muerte
en el mapa del miedo
y el desvarío al alcance de la mano, brújula prematura y
                                          ardida que la sombra me adjudica;
en tanto los ojos pervierten con precisa desnudez las mieses
                                                                         de sólo delirio
e incrusten epígrafes unívocos
no hallaré la carne del ángel ni panóptico alguno, aunque
                                                             fuere por un instante;
tal como desea el abandono que me vuelve, no habrá rasgo
              de verbo y sí el decurso y la celda, acontecidos
carbón de brizo, fortuitos

menos para el ensueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario