martes, 28 de septiembre de 2010

      SUSANA PEYLOUBET



El tiempo escribe

El tiempo escribe
en la lengua ignota del día.
Un pájaro
en la fría ventana
graba un fuego instantáneo.
El guardián del invierno ha regresado.
Las cosas retornan a su sitio
para hablar con el viento
dejando huellas de eternidad
entre los muros.


Vestigios de ti

Vestigio de la luna en las ventanas.
Te he llorado
en una orfandad muda
en la tarde saqueada.


El río de la noche

El río de la noche
tiene
un remo de sal amarga,
luciérnagas
hijas sin memoria
en los gastados puertos del tiempo.
Es un pozo que acumula estrellas.
En el atrio nocturno
un pájaro ciego bebe el agua que da sed.


Noche blanca

Cárceles de la luna
donde la noche blanca
se ha cerrado en un círculo.
Prisionera de una eternidad muda
sin paredes
han tirado la llave
al fondo ciego del universo.
Un pájaro sueña en la niebla
en que navegan altos barcos
vigías de los días interminables.
La rueda que los amarra
tiene por lindero lo indescifrable.


Los árboles reman

Los árboles reman
en un cielo
que ha olvidado la muerte.


El amo de la luna

El amo de la luna baja hacia la tierra
con su cuenco de luz blanca
para alimentar el pecho de la noche.

2 comentarios: